Es una realidad, que tanto la sexualidad como la manera de manifestarla ha tenido un cambio radical en los últimos tiempos, en el pasado quedó un poco esa sociedad que no mostraba respeto ni tolerancia hacia ciertos tipos de relaciones, cuya diferencia sexual los hacía distintitos a los patrones establecidos. La notable aceptación en lo que a estos temas se refiere, ha  alcanzado niveles tan altos, que incluso aquellos canales cuyo contenido se enfoca en esencia a un público de todo tipo mayor de edad, se ha adicionado a esta tendencia.

Se hace referencia a Disney, quien ha dado mucho de qué hablar – tanto a favor como en contra – con su reciente estreno del remake “La Bella y la Bestia” al prácticamente romper con la censura a la homosexualidad dentro de su portafolio de trabajo. La versión dirigida por Bill Condon, evidencia una interacción gay entre LeFou y su jefe, causando polémica mundial, pero sin que esto afecte su posicionamiento como una de las películas de la zona porno gay o el gaytube más taquilleras en la historia de Waslt Disnseey Pictures.

La iniciativa fue muy bien recibida por aquellos partidarios de la inclusión de la homosexualidad, pese a que están claros que se trata solo de un pequeño paso. En contraparte, aquellos que difieren acerca de las diversas orientaciones sexuales, refutan que un film ideado en sus inicios para infantes incluya este tipo de escena.

¿Qué es la diversidad sexual?

Se define como las distintas formas de orientar el deseo erótico–afectivo; las maneras en que las personas se identifican y sienten con respecto a su cuerpo;  y cualquier modo de expresar y vivir la sexualidad.

En otras palabras, son los sentimientos, prácticas y creencias que rigen la expresión sexual entre las personas, como manifestaciones y prácticas no heterosexuales o transexuales follando. Los sociólogos modernos comprenden que dichas manifestaciones son observadas más abiertamente, transitando en un camino en la que son importantes los valores, la relatividad, flexibilidad y sobre todo tolerancia.

Sin duda, todo esto es lo que ha influido en los procesos de cambio de ciertas conductas y costumbres. Hoy, se proclama el respeto de los derechos sexuales donde se incluye la homosexualidad y el lesbianismo. Sin embargo, este avance sigue siendo un hecho complejo, viéndose aún por grandes masas, como un fenómeno que se vuelve más intrincado conforme en que se le ponen grandes resistencias, por lo que no es aceptado ni asumido en su totalidad.

Lo cierto es que cada vez se exhiben más, sea en el cine o en la televisión, escenas de homosexualidad y lesbianismo. Lo cual, a juicio particular obedece, a los fines de ir consiguiendo que dicha práctica se asuma como un acto común y natural, mientras que en simultaneo se extinguen las actitudes homofóbicas.

En el caso de los niños, tocar el tema de la homosexualidad y explicarles lo que ya ven en las calles, televisión, y hasta escuelas, no va a modificar su orientación sexual; se trata de aclarar sus dudas y fomentar en ellos la base del respeto a la diversidad para que crezcan con valores que le permitan aceptar y amar al otro en vez de hacerle sentir excluido o repudiado.

Via: Videosgays.org y ZonaTravestis.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *